El AR-15 ha estado en el centro del debate sobre armas en Estados Unidos. Pero en el fondo, el AR-15 es un rifle que ha sido modificado para verse y sentirse de cierta manera.

El énfasis en su apariencia ha moldeado la forma en que Estados Unidos regula las armas de fuego, generando frustración tanto en muchos propietarios de armas como entre los defensores del control de armas.

El AR-15 es un rifle semiautomático que generalmente dispara rondas de 5.56 mm. Tiene un sistema de cargador desmontable para que los usuarios puedan colocar 5, 10, 30 o incluso 60 y 100 municiones.

El rifle que probablemente viene a la mente es negro y tiene cualquier cantidad de accesorios en el mercado. Desde una empuñadura que se coloca debajo del cañón hasta una mira que para algunos podría parecer hecha para un francotirador. El rifle se puede personalizar fácilmente y eso es parte de su popularidad. Pero también esto ha sido motivo de chistes dentro de la comunidad de las armas de fuego.

“Me llegan algunos AR que pesan 20 libras y tienen tanta porquería encima”, dijo Jon Bush, un armero de Vancouver, Washington. “Le puedes poner lo que quieras, incluso un molinillo de café”.

Bush es un tirador de competencia y dijo que el AR-15 es excelente para eso.

“Cualquier plataforma que permita disparar más rápido y con más precisión te da ventaja en competencia”, dijo Bush. “Pero en términos de caza, un AR no es tan bueno”, agregó.

Él piensa que las personas aman sus AR por otras razones. Es una imagen.

“Tiene ese look ‘táctico’ muy cool y hasta puedes salir por ahí y ver ninjas correteando y todo”, dijo.

Bush dijo que esta obsesión con la apariencia del AR-15 es más obvia cuando se compara con otra arma: el Mini-14. También es un rifle semiautomático, pero tiene un marco de madera. Se parece más al rifle de caza de tu abuelo que a algo que un miembro del grupo SEAL 6 pudiera llevar.

“Funcionan exactamente de la misma manera”, dijo Bush. “La mayoría de las veces disparan las mismas municiones, con la misma capacidad. Pero uno da más miedo que el otro”.

Sin embargo, a diferencia del AR-15, el Mini-14 no es ni adorado ni vilipendiado. La mayoría de la gente nunca ha oído hablar de él.

Vender Una Respuesta Emocional

Las armas no son solo herramientas en la América moderna. Hay mucha emoción envuelta en las decisiones que las personas toman en torno a las armas de fuego, según Kiersten Muenchinger, profesora de diseño de productos de la Universidad de Oregon, quien estudia cómo los estadounidenses le dan sentido a las armas más allá de su función.

“Es una locura lo que sentimos acerca de tener armas de fuego, tener muchas armas de fuego, poder tener cualquier tipo de arma de fuego, tener una colección de armas de fuego”, dijo.

Al tratar de entender el enfoque sobre el AR-15, Muenchinger dijo que podemos tener una idea con el diseño del producto.

“Algo que buscas en un producto de diseño novedoso es que produzca ansiedad y (eso) desencadena una respuesta emocional”, dijo.

Hoy, la respuesta emocional que generalmente vende armas está relacionada con la guerra.

Tomemos, por ejemplo, a FN Herstal, una compañía belga que fabrica armas de fuego civiles y militares, incluyendo la ametralladora calibre .50 M2 Browning y la ametralladora ligera M249.

En un comercial que la compañía lanzó en 2016, se reproduce un video de soldados barbudos en tanques y Humvees, patrullando entre la niebla, disparando a un enemigo que no se ve. En el video, un narrador con una voz grave y entrecortada dice: “Somos guerreros, acompañados por los más valientes entre los valientes, probados y valorados en el campo de batalla, y hemos demostrado ser dignos en las trincheras”.

Tom Díaz, abogado del Subcomité de la Cámara de Delincuencia y Justicia Penal en la década de 1990, quien ayudó a aprobar la prohibición de rifles de asalto de 1994, dijo que FN no es la única compañía que utiliza este tipo de publicidad.

“Si miras los anuncios de la industria”, dijo Díaz, “en muchas de las revistas y particularmente en sus catálogos, verás que juegan directamente con esta imagen de personas armadas en el Ejército”.

Y eso es potencialmente peligroso. Las imágenes que frecuentemente glorifican la violencia militar pueden hacer que esta parezca normal y posiblemente un poco más fácil de cometer para alguien que ya tiene una predisposición a la violencia.

“Hay un conjunto de personas”, dijo Díaz, “para quienes creo que se ha bajado la barra, en parte a través de la publicidad de la industria, en parte a través de un lenguaje descuidado por parte de algunos de nuestros líderes y en parte a través de un lenguaje simplemente provocador de personas extremistas”.

Las imágenes violentas también se han apoderado de las discusiones sobre el control de armas, para molestia de algunos propietarios de armas y la frustración de las personas que intentan cambiar las leyes.

“La mayoría de los políticos que se ocupan de este tema, realmente no tienen idea sobre las armas”, se lamentó Díaz.

¿Se Puede Prohibir Una Imagen?

El precandidato presidencial demócrata Beto O’Rourke ha llamado la atención últimamente por decir que su gobierno presionará para prohibir ciertos rifles, después de un tiroteo masivo en su ciudad natal, El Paso, Texas, que dejó 22 personas muertas. En CNN recientemente, se le pidió que elaborara más esta idea.

“Cuando se trata de AR-15 y AK-47 (…) estas armas pertenecen al campo de batalla, no a este país”, dijo O’Rourke a Chris Cuomo. “Pero cuando se trata de armas de fuego utilizadas para cazar o para protegerse, la respuesta es ‘no’”. 

O’Rourke no explicó qué diferencia un rifle de caza de un AR-15, pero el Congreso lo ha intentado. En 1994, el mismo día que se aprobó en el Senado (por poco) el presidente Bill Clinton firmó la prohibición de armas de asalto, que expiró en 2004.

La legislación prohibía un puñado de marcas y modelos específicos así como ciertas características, pero hizo poco para abordar los aspectos letales subyacentes de las armas.

La ley no prohibió todas las armas de fuego semiautomáticas, pero prohibió la mayoría de los rifles tipo AR y AK. Si tu rifle tenía una empuñadura de pistola, probablemente estabas a salvo. Lo mismo si tuviera una montura de bayoneta. Pero si tu rifle tenía ambos, entonces podrías tener un problema.

Díaz, el abogado de la Cámara de los Estados Unidos, trabajó en el proyecto de ley, pero cree que tomó el enfoque equivocado.

“La definición de 1994 era ridícula”, dijo Díaz. “Cosas como una montura de bayoneta, quiero decir, ¿qué demonios tiene eso que ver con la potencia de fuego? Casi nada”.

Como era de esperar, abundaban las lagunas y la mayoría de las investigaciones concluyeron que la prohibición de 1994 no funcionó realmente para reducir la violencia armada. (Un estudio de Stanford que se lanzará pronto descubrió que sí disminuyó la frecuencia de los tiroteos masivos).

Las compañías de armas de fuego simplemente modificaron sus diseños para que cumplieran con las normas mientras vendían esencialmente las mismas armas, un problema que California y Connecticut continúan teniendo con sus respectivas prohibiciones de rifles de asalto.

Díaz dijo que la gente debe dejar de obsesionarse con la apariencia y simplemente prohibir la única característica que hace que las armas sean tan mortales: los cargadores de alta capacidad.

“Hagámoslos de ocho rondas y ya”, dijo. “Entonces, todos esos cargadores de 10, 20, 30, 40, 60, 90, 100 cartuchos se convertirán en material de contrabando después de un período de gracia”.

Él dice que un rifle estilo AR cargado con ocho rondas es un ejemplar completamente diferente a un AR con 60.

Guns & America es un proyecto de informes de los medios públicos sobre el papel de las armas en la vida estadounidense.

César Segovia hizo la traducción al castellano y Maye Primera, la edición.