Estudios recientes dicen que en promedio 1 de cada 5 personas tienen dislexia en los Estados Unidos.  

Durante décadas, las escuelas han fallado en reconocer y apoyar a estudiantes disléxicos quienes ven las letras y palabras de manera diferente.  

Sin embargo en los últimos años, docenas de estados en el país, han implementado nuevos mandatos enfocados a la dislexia. Oregon se unió a los esfuerzos.

Muchos estudiantes pasan por las escuelas de Oregón sin darse cuenta de que son disléxicos, o no reciben ayuda para entender las letras y las palabras ya que ellos no unen los componentes de una lectura, del mismo modo como lo hace un niño típico.

Una niña, de los 27 estudiantes que OPB está dando seguimiento hasta que se graduen de la escuela secundaria, como parte del proyecto Clase de 2025, fue evaluada como disléxica.

Cuando Shelby estaba en primer grado de primaria en la escuela Earl Boyles Elementary al sureste de Portland, a ella le gustaba dar de comer a las gallinas que criaba su familia, además de jugar con sus hermanos mayores. Pero también le gustaba ver su libro favorito “la sirenita.” 

“Su papá está haciendo una fiesta, y ella necesita traer decoraciones”. Lee Shelby, antes de voltear a la página siguiente. “Y todos ellos tienen un trabajo”.

Aquí Shelby no estaba leyendo “La Sirenita” solo describía las imágenes.  

Cuando Shelby entró a cuarto grado de primaria, le preguntamos cual era su parte favorita de la escuela.

“No me gusta la escuela”. Ella dijo riéndose.”Es una broma”

A Shelby le gusta bromear, pintar, y contar historias. Pero la mamá de Shelby, Julie Anderson, dice que la lectura, todavía se le hace difícil a su hija.

“Ahí está la foto, y luego solo lee unas pocas palabras — pero por alguna razón, no hay una conexión”. Dijo Anderso. “Y así que, constantemente la teníamos que empujar, empujar y empujar”.  

El año pasado Shelby fue evaluada por un grupo de maestros en su escuela. Determinaron que la niña tenía una discapacidad de aprendizaje.

La dislexia, la estaba retrasando en la escuela. Por lo tanto necesitaría ayuda especial.  

“Cuando me dijeron en la escuela que iban a hacer la prueba, y que ibamos a ver lo que estaba pasando y luego se determinó lo que era—hubo un alivio - ‘gracias, ahora sabemos lo que es’”. Dijo Anderson, Shelby se encontraba en el sofá a su lado. “Pero también había… había tristeza”.  

“¿Por qué?” Preguntó Shelby.

“Solo porque, yo, tú sabes, simplemente dijeron que había algo”. La voz de Anderson se apaga. “Es difícil elegir palabras para eso. Todavía estoy tratando de encontrar esas palabras”.

En la primavera del 2015, mientras la mamá de Shelby trataba de ver maneras para ayudar a su hija con dislexia, legisladores de Oregón discutían sobre este problema de aprendizaje a nivel estatal.  “Val Hoyle” líder de la Cámara de Representantes, compartió algo personal ante un panel del Senado – ella dijo que es disléxica, pero que cuando era niña, nadie reconocía este problema. 

“Sentí que no era tan inteligente como los demás”. Dijo Hoyle, con la voz entrecortada. “Todavía recuerdo cuando estaba en segundo grado, mi maestra — la Hermana Marie Louise puso una tortuga en la pared con mi nombre en ella, porque no podía terminar las asignaciones tan rápido como los otros niños. Tengo 51 años y todavía lo recuerdo”. Dijo Hoyle.

Legisladores de Oregon, facilmente aprobaron dos leyes (SB 216 and HB 2412) las cuales darán apoyo a estudiantes quienes están retrasados en su aprendizaje debido a la dislexia.  

Se supone que iniciando el año escolar 2017-2018, en todas las escuelas de Oregon, niños de pre-escolar o primer grado, serán examinados para determinar si tienen dislexia.  

Además se requerirá que cada escuela primaria, tenga por lo menos un maestro que haya sido entrenado en dislexia.  

En cuanto a la enseñanza, un comité asesor recomienda que los mismos principios de lectura que se aplican a la mayoría de los niños, se apliquen a aquellos que padecen dislexia.  

La escuela de Shelby, le ha estado proporcionando ayuda adicional para que mejore su lectura durante años. 

“Th. Ah. Ss.” Lee Shelby, observada por su maestra Jennifer Mazalook, quien la corrige ocasionalmente.

Shelby también trabajó con un pequeño grupo de lectura cuando estaba en tercer grado, su maestra en esa época, Nicole Rauch. Le hizo leer una historia sobre delfines.

MásEscuche el episodio completo aquí en el podcast “Clase del 2025”

“Ellos necesitan salir a la…per, per… per” Shelby lee en voz alta, cuando de pronto se queda trabada en una palabra.

“Superficie” Le corrige Rauch.

Podemos ver cómo Shelby lee fácilmente algunas palabras, pero se le dificultan algunas otras como “superficie” la cual Shelby trató de comenzar de leerla con la segunda sílaba. Esta es una manera como la dislexia dificulta su lectura.

Nicole Rauch nos cuenta que no habían entrenamientos o clases sobre dislexia cuando ella estudiaba para ser maestra.  Se supone que esto cambiará bajo las nuevas leyes de dislexia en Oregon.  

FULL COVERAGE

Siga A Los Estudiantes De Clase Del 2025 Desde Pre-escolar A Su Graduación De La Secundaria

Legisladores de Oregón prometieron que para el 2025 tendrían un porcentaje de graduación de la secundaria del 100%. OPB está dando seguimiento a un grupo de estudiantes que pertenecen a la clase que se graduará ese año, desde que iniciaron su vida escolar hasta su graduación de la escuela secundaria. La clase del 2025 recién comienza el quinto grado de primaria. Estas son algunas de sus historias.

Rauch dijo que también ha notado a través de los años, que los niños con dislexia también tienen fortalezas significativas.

“Shelby es muy creativa en la forma en la que habla y juega, simplemente interactúa con la gente y eso es definitivamente algo que tal vez la dislexia haya ayudado a cultivar en ella”, dijo Rauch.

Algunos niños disléxicos usan sus otras fortalezas para compensar la dificultad de lectura.

Pero esto puede ser su problema, ya que si los estudiantes no se retrasan en su aprendizaje, es posible que no reciban ayuda especial.

Los maestros familiarizados con las nuevas leyes de Oregon dicen que esta situación no cambiará.

y el enfoque prescrito (la ayuda intensiva de lectura) tampoco hace milagros para niños como Shelby.

“Ella ha hecho un gran progreso; hay mucho más por hacer “, dijo Rauch. “Ella tiene un largo camino que recorrer”.

A pesar de la ayuda adicional que Shelby está recibiendo en casa y en su escuela, y de todo el trabajo que ella misma hace en cuanto a la lectura… ella aún está significativamente a un nivel muy por debajo que el de sus compañeros de clase.