Now Playing:

News

News | Education | Siga A Los Estudiantes De Clase Del 2025 Desde Pre-escolar A Su Graduación De La Secundaria

Estudios: El Ausentarse A La Escuela Disminuye El Rendimiento Académico De Los Estudiantes


Ha sido reportado por años que niños de razas de color y pertenecientes a familias de bajos recursos tienen el porcentaje de graduación escolar mucho más bajo que estudiantes provenientes de familias acaudaladas.

Y para complicar las cosas hay otro factor: Perder clases puede tener un efecto desproporcionado en estudiantes quienes ya tienen riesgo de no graduarse de la secundaria o de quedarse atrás en sus estudios. Esto de acuerdo a un nuevo análisis que se hizo a 27 estudiantes que OPB está dando seguimiento por cinco años a través del proyecto “Clase del 2025”. 

El ausentismo crónico es un reto continuo en las escuelas públicas, pero tiende a ser peor en Oregon, donde uno de cada cinco estudiantes pierden al menos el 10 por ciento de clases al año.

Con el apoyo de la Corporación de la Radiodifusora Publica, OPB comisionó a la Catedrática de la Universidad Estatal de Portland Fationa Aliaj para que investigara patrones, que se dan en aquellos estudiantes quienes académicamente se encuentran en el nivel de aprendizaje que les corresponde y aquellos que no. Aliaj, analizó una base de datos obtenida de los estudiantes del proyecto “ Clase del 2025” comparando los resultados con tendencias estatales y nacionales.

La Clase de 2025 estaba en cuarto grado durante el año escolar 2016-17.

La Clase de 2025 estaba en cuarto grado durante el año escolar 2016-17.

Rob Manning/OPB

La investigación efectuada por Aliaj concluye que una baja asistencia a la escuela puede ser un retraso en el rendimiento académico de los estudiantes. Encontró también que en el proyecto“Clase del 2025”, estudiantes de razas de color, estudiantes aprendiendo el inglés como su segunda lengua, y estudiantes provenientes de familias de bajos recursos, tienden a sufrir más académicamente cuando pierden clases.

Esto concuerda con investigaciones académicas publicadas por el gobierno estatal.

“El ausentismo crónico en las escuelas de Oregon tiene un impacto desproporcionado en comunidades específicas: Estudiantes nativo americanos de Oregon y aquellos nativos de Alaska, estudiantes con discapacidades, estudiantes de razas de color, estudiantes con desventajas económicas y estudiantes que han sido suspendidos de la escuela al menos una vez”, se lee en el resumen del Departamento de Educación de Oregon sobre ausentismo crónico.

Puede que sea obvio que la asistencia y el rendimiento académico estén conectados. Pero investigaciones a nivel nacional muestran que la asistencia escolar en los grados de primaria tiene un efecto duradero, porque establece hábitos y ayuda a determinar bases académicas sólidas para los estudiantes.

“Estudiantes en edad temprana, con una tasa de asistencia del 90 por ciento a más, tienen más probabilidades de estar al nivel académico del grado escolar al que les corresponde”, dijo Christine McHone, consejera escolar de la primaria Earl Boyles. “Esa tendencia prevalece durante todos los años hasta la secundaria”. Agrega McHone.

Pero mejorar la asistencia es complicado. Todos los estudiantes tienen diferentes razones por la cual no asisten a la escuela.

“Muchas variables afectan la asistencia escolar, desde el transporte, la vestimenta, condiciones médicas, encarcelamiento, factores de estrés en torno a falta de vivienda, necesidades financieras, requisitos de traducción y cuidado de niños “, dijo McHone.

Los estudiantes del proyecto “Clase del 2025” iniciaron el quinto grado de primaria en el otoño del 2017. la maestra Jennifer DiFrances tiene a varios de los estudiantes en su clase.

DiFrances ya había sido la maestra de estos niños cuando se encontraban en segundo grado de primaria. Ella recuerda a una estudiante en particular cuya familia estaba teniendo un momento difícil.

“La familia pasaba por muchas transiciones, ellos se habían convertido en indigentes, y se quedaban en un albergue. Era muy difícil para ellos llevar a la estudiante a la escuela todos los días”, relata DiFrances.

Este año DiFrances tiene de nuevo a esa niña como su alumna de quinto grado de primaria.

“Ella no asistió hoy a la escuela, y después de un largo período de conferencias y descanso por el día de Acción de Gracias”, dijo DiFrances. “Me di cuenta que tiene una autoestima muy baja y ella se ha dado cuenta de que se ha retrasado mucho en sus estudios. Creo que se siente disminuida en cuanto al proceso de su educación. Estoy preocupada por ella especialmente cuando entre a la escuela intermedia y la secundaria“.

Los maestros corroboraron algunos aspectos del análisis efectuado por la catedrática Ona Aliaj referente a la asistencia y el rendimiento académico, como el efecto que tiene el ausentismo escolar en estudiantes quienes están aprendiendo inglés. 

Si un estudiante está aprendiendo un segundo idioma, por ejemplo, es sabido que si practica ese idioma todos los días afianzará más su aprendizaje escolar.

“Esa es una verdad para todos”, dijo otra de las maestras de quinto grado de primaria de la escuela primaria Earl Boyles, llamada Kim Graham.

Graham dijo que ciertas habilidades que desarrollan los estudiantes como la lectura y la fluidez en el lenguaje dependen mucho de su asistencia en la escuela. Y que ahora, los estudiantes aprenden más hablando y escuchando a sus compañeros de clase en lugar de trabajar individualmente.

“Hay mucha conversación en el aula y diálogos y discusiones grupales e interacciones que tienen los estudiantes, así que, aun si mandamos a sus casas la lección que perdieron por falta de asistencia, simplemente el tipo de experiencia no sería la misma”, dijo Graham.

Escuelas como la primaria Earl Boyles, están impulsando a los maestros a ser parte de la solución en cuanto al ausentismo escolar. con estrategias menos convencionales, como ir a la casa de los estudiantes para dialogar con los padres o asistir a los juegos deportivos de los estudiantes.

En Earl Boyles, si un estudiante falta a clases en repetidas ocasiones, puede generar lo que se llama - “una llamada telefónica positiva para los padres” para enfatizar que un niño es apreciado en clase, no se menciona ningún problema.

El otro maestro de quinto grado de primaria de Earl Boyles, Patrick Farinholt, dijo que los problemas de asistencia es mejor dejar para conversaciones posteriores con los padres. Nos contó una conversación reciente con un padre.

“Siendo honesto sobre el hecho de que, ‘Oh, su hijo o hija está un poco retrasado, y también me dí cuenta que perdió clases en la escuela. Y lo uno es consecuencia de lo otro’”, dijo Farinholt.

“Y esto es un hecho que no se puede negar”, dijo Farinholt con una risa nerviosa. “Creo que el padre de familia lo entendió”.

Maestros piensan que días perdidos en la escuela son como una bola de nieve rodando por una bajada. Ponerse al día es más difícil una vez que se pierden varias clases. Pero lo mismo puede suceder con la asistencia regular. Jen DiFrances dijo que a veces ve a niños que se sienten tan conectados con sus estudios que asisten a la escuela, incluso cuando no se sienten 100 por ciento saludables.

“Incluso muchos de ellos se sienten muy enfermos, pero se quedan hasta después del almuerzo”, dijo DiFrances.

Por supuesto, los niños deben quedarse en casa si están realmente enfermos. Pero si simplemente se sienten indispuestos, los maestros quieren que los niños vayan a la escuela, se unan a sus amigos y vean si el aprendizaje los ayuda a sentirse mejor.

More News

More OPB