Now Playing:

News

News | Politics | NW Life | local | Nation

ICE Planea Deportar A Inmigrante De Oregón Con 5 Hijos, Sin Antecedentes Criminales


Versión en inglés (English version): ICE Plans To Deport Oregon Immigrant With 5 Children, No Criminal Background

Roman Zaragoza-Sanchez salió de su hogar en Sandy Oregon a las 6:50 de la mañana. Era el día de San Valentín.  

Iba rumbo a su lugar de trabajo, el vivero de plantas “Ekstrom and Schmidt Nursery” ubicado a unos minutos manejando de su casa. Su esposa Rosalina le preparó café, desayuno y almuerzo para que se lo llevara al trabajo. Roman siempre llegaba temprano al trabajo.  

“A él le gusta llegar a tiempo” dijo Rosalina. “Él es muy responsable”.  

Rosalina Guzman sostiene la foto del día de su boda.

Rosalina Guzman sostiene la foto del día de su boda.

Roxy de la Torre/OPB

Desde esa mañana ella no lo ha vuelto a ver.  

Roman Zaragoza-Sánchez llegó por primera vez a Estados Unidos como jornalero en los años noventa. En un viaje a México, conoció a Rosalina y se casó con ella. En una foto enmarcada en la pared de su hogar, Rosalina lleva puesto un vestido de novia elaborado, y Roman viste un traje oscuro.  

Rosalina y Roman son originarios del estado de Oaxaca, México. Un estado montañoso y uno de los más pobres del país. Ambos pertenecen a uno de los grupos indígenas mixtecos. Hablan mixteco en casa, y el español es su segunda lengua. Rosalina nunca aprendió a leer ni a escribir.  

En el 2001, los esposos pagaron a un “coyote” (una persona dedicada al contrabando de inmigrantes) para ayudarles a cruzar la frontera de los Estados Unidos ilegalmente.  

“Vinimos aquí por necesidad”, dijo Rosalina. “La situación en México era difícil. Escuchamos que si veníamos aquí a los Estados Unidos, habría trabajo aquí “.  

Llegaron primero a Fresno, California, y después se establecieron en Oregon. Rosalina dió a luz a cuatro hombres y una mujer, sus edades oscilan entre los 6 y 15 años. Los niños nacieron en los Estados Unidos, por lo tanto son ciudadanos estadounidenses. Ellos asisten a escuelas en Sandy.  

Se suponía que el 14 de febrero, Roman tenía que ir a recoger a su hijo mayor después de la escuela, y Rosalina planeaba cocinar una comida especial para celebrar el Día de San Valentín.  

Pero una hora después de ir al trabajo, Roman llamó a Rosalina y le dijo que agentes de Inmigración y Aduanas lo habían detenido y arrestado a pocas cuadras de su casa.  

Todo ocurrió tan rápido que Roman dejó su auto Honda a un lado de la carretera 26, con las luces encendidas. Rosalina no tenía las llaves y no sabe conducir. En estado de shock, ella le pidió a una vecina que la ayudara a contratar una grúa para recuperar el auto.  

Roman se encuentra ahora en el Centro de Detención de Inmigración del Noroeste en Tacoma, Washington. 

La detención de Zaragoza-Sánchez, y una reciente redada donde se detuvieron inmigrantes indocumentados en Woodburn, Oregón, ilustra la expansión de categorías de inmigrantes deportables, que agentes federales están buscando detener y deportar.  

Lo más significativo es que ICE ha confirmado que en Oregon, la agencia ha arrestado y detenido, a Roman Zaragoza-Sánchez y al menos a otros cuatro inmigrantes en la redada de Woodburn, quienes no tienen antecedentes penales aparte del delito relacionado con su entrada ilegal al país.  

Estos casos, parecen validar la preocupación de los activistas pro-inmigrantes, quienes dicen, que la reciente orden ejecutiva del presidente Donald Trump sobre inmigración, y dos memorandums del Departamento de Seguridad Interna, ponen como blanco facil de deportación a los 11 millones de personas que entraron al país ilegalmente.  

“La orden ejecutiva esencialmente dice que no hay prioridades, que todos los no ciudadanos son una prioridad”, dijo Stephen Manning, abogado de inmigración de Portland.  

“Lo que creo que estamos viendo que está pasando, es una comunicación que ha tenido lugar desde el poder ejecutivo federal a los agentes, para que sean extremadamente firmes”, dijo Manning, “incluso a expensas de normas racionales y a costa de restricciones constitucionales “.

Roman Zaragoza-Sanchez cosecha fresas en una foto del álbum familia.

Roman Zaragoza-Sanchez cosecha fresas en una foto del álbum familia.

Amelia Templeton/OPB

Circunstancias Alrededor De La Detención  

En el tiempo que lleva Roman en los Estados Unidos, parece haber tenido contacto con la policía local solo en una ocasión, fue cuando un oficial de Sandy lo detuvó en el 2015 y le dió una amonestación por conducir sin una licencia válida.  

Su esposa, Rosalina, lo describe como un hombre hogareño, de familia a quien le gusta llevar a sus hijos al parque.  

“Mis hijos están tristes, porque nuestra casa no es la misma sin él”, dijo Rosalina.  

Jim Ekstrom, es dueño del vivero en Troutdale, donde trabajaba Zaragoza-Sanchez . 

“El era un empleado tranquilo y siempre dispuesto a hacer todo lo que se necesitaba”, dijo Ekstrom .  

Aseguró también que confiaba en Zaragoza-Sánchez.  

“Realmente me siento triste por él”, dijo Ekstrom. “¿Me pregunto, cual es el futuro que le depara a los trabajadores del campo en la zona?”  

Ekstrom dijo que entiende que los agentes de ICE tienen un trabajo que hacer.

“Están contratados para hacer un trabajo, y ahora tienen el derecho de hacerlo”, expresó Ekstrom.  

Pero también sabe lo mucho que los viveros y las granjas en Oregon dependen del trabajo de los inmigrantes.   “

Sin mano de obra, no podemos cultivar”, dijo Ekstrom.  

Han pasado dos semanas desde que Zaragoza-Sánchez fue detenido. Ekstrom todavía no ha encontrado un trabajador para reemplazarlo.

“Perdimos un buen empleado”, dijo Ekstrom.  

Aunque sólo tuvo una interacción con la policía local, a lo largo de los años, Zaragoza-Sánchez si tuvo varios encuentros con las autoridades federales de inmigración.  

En los años 90, cuando todavía no tenia familia, se encontraba entre un grupo de trabajadores migrantes que fueron detenidos a las afueras de Roseburg, Oregon, cerca de un campo de trabajo.  

Según su familia y su abogado, fue puesto en libertad y el oficial de inmigración le dijo que debía comparecer ante el tribunal en Portland. Pero Zaragoza-Sánchez se encontraba en Oregón temporalmente, por un trabajo a corto plazo, y nunca recibió la citación. Cuando no compareció en 1994, un juez de inmigración resolvió una orden de deportación por ausencia.  

En el 2008, la familia dijo que tuvieron un segundo encuentro con agentes de inmigración, cuando buscaban a un hombre con antecedentes penales. Alguien les había pasado el dato que dicho sujeto vivía en la dirección en Sandy, donde ellos viven.  

Rosalina, quien se encontraba en casa en ese momento, dejó entrar a los agentes de inmigración. Ella dijo que respondió a sus preguntas con sinceridad. Les dijo que su marido no era el hombre que ellos estaban buscando, pero admitió, que ella y su marido habían cruzado la frontera ilegalmente. Rosalina les mostró la identificación de su esposo y lo llamó al trabajo para que regresara a casa.  

Foto del pasaporte de Zaragoza-Sanchez, 2015.

Foto del pasaporte de Zaragoza-Sanchez, 2015.

Amelia Templeton/OPB

Según Rosalina, los agentes deliberaron sobre qué hacer. Eventualmente, confirmaron que Zaragoza-Sánchez no era el hombre que buscaban. Ellos notaron que la familia tenía varios hijos que eran ciudadanos estadounidenses. Finalmente los agentes le dijeron a Rosalina que iban a dejar que ella y su marido se queden en el país.  

Rosalina dijo que ese fue su último contacto con ICE hasta el arresto de su esposo hace dos semanas.  

El Departamento de Inmigración y Control de Aduanas rechazó una solicitud de OPB para una entrevista sobre el arresto y la detención de Zaragoza-Sánchez.  

Una portavoz dijo que la agencia no da entrevistas a los medios de comunicación sobre casos individuales, por razones legales.  

Pero si confirmaron una parte clave de la versión de la familia: la afirmación de que Zaragoza-Sánchez no tiene antecedentes penales y que fue detenido por ICE, sólo por su estatus migratorio y por una orden de deportación, de más de dos décadas.  

“Bases de datos pertinentes indican que el Sr. Zaragoza-Sánchez nunca fue admitido legalmente en los Estados Unidos. Permanece en custodia de ICE en el Centro de Detención del Noroeste pendiente su deportación de los Estados Unidos a México”, dijo la portavoz de ICE.  

Funcionarios de ICE también dijeron que no están autorizados a responder preguntas sobre la orden ejecutiva de inmigración del presidente Trump, y tienen que remitir a los periodistas a su página web.

Cuando se preguntó por qué Zaragoza-Sánchez era una prioridad para ser deportado de los Estados Unidos, refirieron a OPB a la siguiente declaración publicada en dicho sitio web del Departamento de Seguridad Nacional:  

“Bajo la Orden Ejecutiva, ICE no exentará clases o categorías para la aplicación de las leyes de inmigración a extranjeros sujetos a la deportación. Todos las personas que hayan violado las leyes de inmigración pueden ser arrestados por inmigración, detenidos y si se encuentra que hay una orden final de deportación, deportados de los Estados Unidos “.  

Rosalina Guzman sentada con su hijo menor en brazos. Ella y su esposo, Roman, tienen cinco hijos nacidos en los Estados Unidos.

Rosalina Guzman sentada con su hijo menor en brazos. Ella y su esposo, Roman, tienen cinco hijos nacidos en los Estados Unidos.

Roxy de la Torre/OPB

Una Familia Separada  

Desde el arresto, Rosalina ha tenido miedo de dejar su hogar. Ella dijo que está paralizada por la incertidumbre, y le preocupa que también pueda ser arrestada.  

“Estoy desesperada”, dijo. “No se que hacer.”  

Cuando sonó el timbre inesperadamente durante la entrevista con OPB, ella se quedó inmóvil e hizo un gesto para permanecer en silencio y esperó para abrir, hasta que le mandaran un mensaje de texto que confirmaba que las personas detrás de la puerta, eran parientes que habían venido para ofrecerle condolencias.  

“Mi hijo mayor me ha dicho que no salga de la casa”, expresó Rosalina, agregando que su hijo, de 15 años, le dijo: “Si te atrapan, mamá, ¿Qué vamos a hacer nosotros?”.  

La familia dependía enteramente de los ingresos, que Roman Zaragoza-Sánchez obtenía de su trabajo en el vivero, y no tienen ahorros.  

Sin él, la familia está dependiendo de la ayuda financiera de amigos y parientes. Los compañeros de trabajo de Zaragoza-Sánchez recaudaron dinero para la familia, y el hermano de Rosalina le dió un préstamo para pagar un abogado de inmigración.  

Amigos de la escuela de los niños les han llevado comida y víveres, y una maestra ha ofrecido conducir a los cuatro niños mayores a Tacoma para visitar a su padre.  

Un Caso Con Implicaciones Mayores  

El presidente Obama deportó a millones de inmigrantes indocumentados durante sus dos mandatos.

Un análisis de datos del 2014 realizado por el New York Times encontró que en el primer mandato de Obama, muchas de las personas deportadas no eran, como afirmaba la administración, criminals peligrosos, pero habían cometido delitos relativamente menores como conducir bajo la influencia del alcohol o violaciones de tráfico.  

En el 2014, el gobierno de Obama estableció un nuevo programa de deportación, con directrices más estrictas, que hacían más difícil deportar a las personas del país. Se dió prioridad a las personas que habían cometido crímenes graves.  

La reciente orden ejecutiva del Presidente Trump también da prioridad a la deportación de inmigrantes con antecedentes penales. Pero también amplía dramáticamente las prioridades de deportación a otros grupos. y ICE dice que ninguna categoría de inmigrantes indocumentados está exenta de deportación.  

La orden también da a los agentes de ICE, la discreción de decider, quién constituye un riesgo para la seguridad pública o nacional.  

“No tener ninguna prioridad es algo muy aterrador”, dijo Manning, abogado de inmigración. “se necesita algo que es inherentemente poderoso, arrestar y deportar, y se le quita a los que hacen las políticas a nivel nacional”.  

Manning dijo que el alcance amplio de la orden ejecutiva y el poder individual otorgado a los agentes de ICE, trae a la mente, la Ley de Exclusión China de 1882.  

“En la época contemporánea” dijo “creo que no tiene precedentes”.  

Zaragoza-Sánchez es sólo el ejemplo de un inmigrante que parece haber sido arrestado bajo estas nuevas directrices más amplias.  

El 24 de febrero, agentes de ICE detuvieron a dos autobuses que transportaban trabajadores agrícolas latinos, a las afueras de Woodburn, Oregon.  

Los hombres, quienes son de México y Guatemala, iban rumbo a su trabajo, en la cosecha de flores. El Departamento de Inmigración y Aduanas llamó a la redada “un operative selectivo” y dijo que sus oficiales buscaban a dos hombres quienes habían tenido arrestos previos.  

Encontraron a uno de los hombres, pero también pusieron a otros 11 bajo custodia. De los detenidos, siete terminaron en el centro de detención en Tacoma y están en proceso de deportación, de acuerdo a ICE.  

Roman Zaragoza-Sanchez con dos de sus hijos.

Roman Zaragoza-Sanchez con dos de sus hijos.

Amelia Templeton/OPB

La agencia confirmó que cuatro de los hombres detenidos en el operativo de Woodburn, al igual que Zaragoza-Sánchez, no tienen antecedentes penales.  

Rosalina y sus hijos, todavía mantienen la esperanza de que un juez de inmigración, reconsidere la orden de deportación de Zaragoza-Sánchez de 1994. Su abogado se apoya en una sección de la Ley de Inmigración de los Estados Unidos, que permite algunas excepciones para las personas que han estado en los Estados Unidos por 10 años o más y que tienen cónyuges o hijos, que están aquí legalmente.  

“Espero que puedan ablandar sus corazones por lo menos para programarnos una audiencia, para que así podamos exponer nuestro caso y que Roman pueda testificar” dijo Job Valverde, abogado de la familia.

“Por favor liberen a mi esposo, déjenlo regresar a casa, déjenlo ir” dijo Rosalina. “haganlo por nuestros hijos”.

More News

More OPB

Related Content